diumenge, 6 d’agost de 2017

La representació de la parentalitat en les sèries televisives

El dia 6 d'agost de 2017 el diari La Vanguardia publica l'article "Evolución de serie", escrit pel periodista Pere Solà, en el que apareixen diverses cites del llibre Padres y madres en serie.


Evolución de serie


En octubre pasado, la crítica televisiva americana se estremecía con la comedia Man with a plan. Era el nuevo proyecto del actor Matt LeBlanc, popular por su papel de Joey deFriends, y tenía un punto de partida propio del pasado: un padre de familia se sentía descolocado cuando su esposa se reintroducía en el mercado laboral. ¿En pleno siglo XXI pretendían que fuera gracioso que un padre de familia moderno no supiera responsabilizarse de sus hijos? Los creadores de la serie, el matrimonio Filgo, se habían quedado anclados en el pasado y se habían perdido que la televisión ya había mostrado una crisis y evolución de la paternidad.
La idea del padre como miembro de la familia cuyo único objetivo era ejercer de proveedor fue derribada en el drama Breaking bad de Vince Gilligan. "Bajo el lema de proveer a su familia, Walt adopta en un principio el papel de padre cazador-recolector, omitiendo otros aspectos de la responsabilidad familiar", afirmaba Mariona Visa en Padres y madres en serie: Representaciones de la parentalidad en la ficción televisiva, publicado por Editorial UOC. Con la aparición de un cáncer, Walter White (Bryan Cranston) decide cocinar drogas para amasar ahorros suficientes para su familia pero pronto revela que no hay necesidad económica sino ansia de poder. Además, se olvida de las demás dimensiones del rol paterno: "Tiene poca interacción, escasa accesibilidad y no demuestra ninguna responsabilidad más allá del soporte económico".
Esta misma crisis del rol paterno tradicional se ponía de manifiesto en otras ficciones clásicas como Los Soprano y Mad men donde Tony Soprano y Don Draper utilizaban el éxito profesional y su capacidad para poner el pan sobre la mesa como escudo ante las críticas que recibían como pésimas figuras paternas y también maridos. Incluso una comedia amable como Los Goldberg incluye un mensaje implícito en todos los episodios: los roles han cambiado desde que Adam F. Goldberg, el creador de la serie, se crio en los años ochenta. Así, el personaje de Murray (Jeff Garlin), inspirado en su propio padre, refleja un modelo en decadencia, la figura distante mientras la madre, sobreprotectora, se dedica en cuerpo y alma a la armonía del hogar.
En este sentido, la comedia Modern family representa a la perfección un modelo donde se prioriza la inversión emocional en los hijos. El padre y abuelo Jay (Ed O'Neill) es un ejemplo de la vieja escuela, un defensor del "respeto y la autoridad" con resultados muy irregulares: su hijo está resentido con él por haber fallado a la representación tradicional de la virilidad debido a su homosexualidad y, de hecho, teme comunicarle la adopción de su hija Lily porque con su marido no podrán representar la idea arcaica de paternidad y maternidad .
En cambio, en Phil (Ty Burrell) se refleja el modelo de padre implicado en el día a día, sobre todo desde que su mujer Claire (Julie Bowen) decide abandonar su papel de ama de casa a tiempo completo para trabajar en la empresa familiar, aunque la falta de disciplina de Phil sirve de herramienta a Steven Levitan y Christopher Lloyd para desarrollar situaciones cómicas. Phil también es la consecuencia de la influencia en positivo del rol paterno, hijo de un padre atento y preocupado por sus aficiones y bienestar emocional. Y, para acabar de desmentir la idea de la mujer como único apoyo emocional, hay una familia homoparental compuesta por Mitch (Jesse Tyler Ferguson) y Cam (Eric Stonestreet), que se incomoda cada vez que se le asocia con el rol de "madre".
No es una serie tan progresista como indica su título (son unidades familiares estables, especialmente herméticas ante el mundo exterior) pero sí muestra el cambio del rol paterno de la distancia a la proximidad, aceptado tanto entre la crítica (tiene cinco premios Emmy a la mejor comedia) como entre el público (tiene aseguradas diez temporadas).c

'Breaking bad' servía de crítica a la figura paterna que se limita al papel de proveedor de la familia

dimarts, 11 de juliol de 2017

"La representación de la lactancia materna en el cine"

Al volum número 23 de la revista acadèmica Estudios sobre el mensaje periodístico apareix publicat l'article "La representación de la lactancia materna en el cine", en el que analitzo 20 pel.lícules per tal de veure com es  visualitza 
l'alletament en el cinema i veure'n les  connotacions que rep. 

A continuació us deixo el resum de l'article i l'enllaç a la versió 
completa en pdf.  

Resum

Este artículo analiza 20 películas en las que aparece representada la lactancia materna, desde el año 1973 hasta la actualidad, para observar como se visualiza el amamantamiento en el cine y qué connotaciones recibe. La metodología utilizada se ha basado en un análisis de contenido cualitativo del discurso y de la información visual de las películas, así cómo de una encuesta realizada a 150 personas sobre la representación de la lactancia en los medios de comunicación. Las conclusiones del estudio confirman las hipótesis de entrada, destacando como la lactancia materna está infrarepresentada en la producción cinematográfica general, vinculada en numerosas ocasiones a situaciones eróticas y humorísticas. Igualmente, contribuye a propagar falsos mitos sobre el amamantamiento y representa como una anormalidad la lactancia a niños mayores de un año de edad.


dimecres, 28 de juny de 2017

La presència de dones en els equips creatius de sèries televisives

El dia 27 de juny el diari ARA publicava l'article El futur és unisex, del periodista Josep Mª Bunyol,  sobre l'augment de la presència de dones en els equips creatius de les sèries, en el qual col.laboro breument. Tot i que, com apunta el text, les coses van canviant, encara existeix la creença que les sèries fetes i protagonitzades per dones s'adrecen a un públic majoritàriament o únicament femení. I això no hauria de ser així, ja que el que s’exploren en aquestes ficcions són temes universals.

A continuació podeu llegir l'article complet:

El futur és unisex

Augmenta la presència femenina en els equips creatius de sèries de to molt divers

La primera escena de ' Glow', a Netflix des del 23 de juny, mostra amb humor la marginació tradicional de tantes actrius a la recerca de papers dignes. Ruth Wilder (Alison Brie, de Community o Mad men ) s’arrossega per tota mena de càstings fins que va a parar a un gimnàs llardós on s’està preparant una sèrie de televisió amb dones que practiquin lluita lliure. No cal experiència. Aquest programa va estar realment en antena del 86 al 89, reconvertit després en espectacle a Las Vegas. Tot i que el rerefons pugui tirar enrere, ' Glow' és humana i divertida, un retrat de grup que bascula entre la solidaritat i la rivalitat. Les seves creadores són Carly Mensch, productora de Nurse Jackie, i Liz Flahive, que també ha estat al darrere de ' Homeland', un bon exemple que les ficcions protagonitzades per dones no s’han de cenyir a cap cotilla de gènere (només cal anar al cinema ara a veure Wonder woman ).
Un dels capítols de 'Glow' l’ha escrit Jenji Kohan, creadora el 2013 d’' Orange is the new black', basada en l’experiència de Piper Kerman en una presó de dones. Deu anys abans Kohan havia creat Weeds, en què una viuda ven marihuana per mantenir la família. Vince Gilligan ha arribat a confessar que si l’hagués conegut abans de presentar ' Breaking bad' a les televisions potser hauria desistit.
Sembla que Glow tindrà més futur que Girlboss, una altra producció de Netflix, creació de Kay Cannon, que no tindrà segona temporada. Amb Charlize Theron com una de les productores i Britt Robertson com a protagonista (vista a La cúpula ), 'Girlboss' es basa en una altra experiència real, la de Sophia Amoruso, una noia que als 23 anys va començar a vendre roba vintage per Ebay i ha acabat aixecant una empresa milionària, Nasty Gal. Els guions dels 13 capítols estrenats volen ser massa espavilats i fan difícil sentir empatia pel personatge central.
Les que manen de debò 
L’etiqueta sèrie de dones és molt tramposa. Ni la qualitat d’una producció és qüestió del sexe de les seves impulsores ni l’elecció d’un tema presumptament femení les relega a cap gueto televident. A inicis de segle, Sexo en Nueva York (creada per un home, Darren Starr) presentava índexs elevats de vot ocult entre el patriarcat. Actualment Girls, el manifest generacional de Lena Dunham, o Big little lies ofereixen una perspectiva femenina i són consumibles per espectadors de tots dos sexes per mèrits propis. Mariona Visa, professora de comunicació i periodisme audiovisuals de la Universitat de Lleida i coordinadora del llibre Padres y madres en serie, subratlla que “el que s’explora en sèries com 'Orange is the new black' o 'Girls' són temes universals”. El mateix es podria dir de l’anàlisi de l’enveja a ' Feud'.
Una de les dones més influents en la indústria televisiva és Shonda Rhimes, creadora d’alguns plaers culpables (' Anatomía de Grey' o ' Scandal', serials d’alt estànding) i productora de 'Cómo defender a un asesino' i 'The catch'. Estem parlant d’una senyora que el 2002 va escriure el debut al cinema de Britney Spears, Crossroads: hasta el final, i que ha batejat la seva productora amb el nom de Shondaland, més adient per a un parc d’atraccions... Després d’ella han vingut creadores amb més voluntat d’autores, amb ànima indieJill Soloway es va foguejar com a productora en diversos episodis de la fundacional A dos metros bajo tierra i curiosament va creuar la seva trajectòria amb Rhimes com a productora consultiva de nou capítols d’'Anatomía de Grey'. Les sèries de Soloway per a Amazon se centren a disseccionar crisis d’identitat: la família de ' Transparent', encapçalada per un pare transgènere, o el matrimoni d’' I love Dick', enamorats tant ell com ella d’un professor de sociologia (¿el paper més inversemblant de Kevin Bacon?).
Pel davant i pel darrere 
El cas de 'Homeland' demostra el pes de moltes actrius en el destí de les seves sèries. Les reinvencions constants de l’agent bipolar de la CIA Carrie Mathison han vingut determinades per Claire Danes, protagonista i productora executiva. Una funció similar està exercint Robin Wright a  ' House of cards', desplaçant el centre de gravetat de Francis Underwood cap a la primera dama, Claire Underwood, cada vegada més a prop de trepanar la quarta paret amb la mirada. Visa considera demostrat que, “quan hi ha més dones productores, hi ha més personatges femenins complexos i augmenta el nombre de directores i guionistes contractades”.
La distopia feminista estrenada per la HBO a partir de la novel·la de Margaret Atwood ' The handmaid’s tale'  també porta el segell en la producció de la seva actriu principalElisabeth Moss va ser filla del president Bartlett a 'El ala oeste de la Casa Blanca' i secretària de Don Draper a 'Mad men', però la seva carrera està molt lluny de ser subsidiària de la de cap home.

divendres, 13 de gener de 2017

Darrers articles sobre "Padres y madres en serie" als mitjans de comunicació

Durant els últims dies han aparegut més articles en mitjans de comunicació nacionals destacant les principals aportacions del llibre "Padres y madres en serie". A continuació els podeu llegir en els següents enllaços:

Al diari ABC del dia 12 de gener del 2017 apareix l'article:

A El Faro de Vigo del 13 de gener apareix l'article:

A El Diario de Sevilla del 13 de gener es pot llegir:

A La opinión de La Coruña  del dia 13 de gener:

Al Diari de Tarragona del 28 de gener: 

En las series los adultos son eternos adolescentes

 A la revista Hogarmanía Magazine del mes de març:

Las series y la vida: una ficción que afecta a nuestra realidad

dimecres, 28 de desembre de 2016

Article sobre "Padres y madres en serie" a La Vanguardia

El dia 25 de desembre es publica a La Vanguardia l'article "Os quiero, pero no me imitéis", del periodista Francesc Puig, en el que parla sobre el llibre Padres y madres en serie.

A continuació el podeu llegir complet:


Os quiero, pero no me imitéis

Series como `Los Soprano', `Dexter', `Juego de tronos' o `Modern family' ponen fin al modelo de padres tradicionales


Padres ausentes, problemáticos o quevan de colegas con sus hijos. Estas son las características del nuevo rol parental que se está imponiendo con la tercera edad de oro de la ficción televisiva, iniciada hace 17 años con Los Soprano (1999-2007). "Los padres han perdido la autoridad", explica Mariona Visa,doctora en Comunicación y coordinadora del libro Padres y madres en serie de Editorial UOC, donde participan 22 autores de diferentes universidades catalanas y españolas. En la nueva ficción del siglo XXI, los padres siguen amando a los hijos pero ya no son modelos que seguir, y dejan muy lejos patrones más clásicos en las relaciones entre padres e hijos que durante décadas establecieron series como Bonanza, Los Walton, La casa de la pradera, Con ocho basta o La hora de Bill Cosby.
La ficción serial contemporánea ha consolidado una desautorización de la figura paterna de diversas maneras. Una de ellas es a través de su ausencia y, por lo tanto, dejando de ser modelos a seguir porque no están cuando hay problemas. Y cuando están presentes "son problemáticos porque son muy individualistas y acaban causando problemas a la familia", afirma Visa. Es el caso de Breaking bad (2008-2013), en que el protagonista, Walter White, con un cáncer terminal, busca primero el bienestar económico de la familia pero después reconoce sentirse realizado cocinando y traficando con metanfetamina, con los conflictos que ello conlleva.
Muchas tramas se estructuran ahora en torno a los problemas de los padres y no de los hijos como sucedía antes. "Lo vemos en Perdidos (2004-2010), donde la mayoría de personajes han tenido o tienen conflictos con sus padres",dice Visa.En esta línea también se sitúa Juego de tronos (2011), donde buena parte de los conflictos tienen el origen en el legado que los padres dejan a sus hijos. Otro ejemplo es Dexter (20062013), un asesino en serie de criminales que es un psicópata a causa de presenciar la muerte de su madre y, además, acaba rescatando también a su hijo del escenario donde ha sido asesinada su madre. "La idea del legado es que estamos condenados a repetir errores", argumenta Visa.
En el caso de las madres, estas siguen aún muy vinculadas al hogar, sobre todo en las más canónicas de esta tercera edad de oro, "como Carmela Soprano, que siempre estaba en casa, concretamente en la cocina." Pero en este sentido también se ha producido un gran cambio y es que la mujer ahora ya no es feliz recluida en el ámbito doméstico y se cuestiona su papel. Así se ve con la misma Carmela o con las protagonistas de Mujeres desesperadas (2004-2012), por ejemplo. Precisamente en esta serie también es visible otro cambio notable en la relación paterno-filial: los padres se ponen a la misma altura de los hijos y se comportan de forma similar, lo que provoca que la frontera entre adultos y adolescentes sea más difusa. Susan y su hija Julie parecen más dos amigas que madre e hija y lo mismo les sucedía a las dos protagonistas de Las chicas Gilmore (20002007). Otro ejemplo se encuentra en The good wife (2009-2016), en que los hijos adolescentes de Alicia Florrick ayudan a su madre: Zach en la vertiente tecnológica y Grace en la faceta moral por sus convicciones religiosas y éticas. Esta serie también ilustra el nuevo rol del padre, ausente y fuente de problemas, y el de la madre, que ya no se resigna a quedarse en casa y retoma su carrera como abogada.



Ausentes, conflictivos o que van de colegas: las tramas ahora giran sobre los problemas de los padres y no de los hijos

En la mayoría de series del siglo pasado, con algunas excepciones como Roseanne (1988-1997), que ya rompió algunos moldes, se retrataban familias más tradicionales donde el padre era un modelo autoritario y se le veía más en la esfera profesional que en la doméstica mientras la madre se situaba casi siempre en el hogar. Además, las series, dirigidas a un público amplio, tenían protagonistas que a pesar de los conflictos cotidianos, representaban al ciudadano medio americano. "Entonces no se profundizaba tanto en los inconvenientes de la familia adulta, y en cambio ahora los adultos se encuentran desorientados, incapaces de tomar las riendas de su vida. Y han dejado de ser un modelo, tanto para la sociedad como para sus hijos", apunta Visa.
Este nuevo panorama es el resultado de haber convertido en protagonistas de las series a personajes moralmente cuestionables que antes sólo aparecían como secundarios y sin contexto familiar. Este cambio fue posible por la fragmentación de audiencias y fue iniciado por las televisiones de cable americanas que empezaron a producir ficción propia a finales de los noventa sin el imperativo de llegar a una máxima audiencia, ya que la vía de financiación no era sólo la publicitaria, sino la cuota de los abonados.
Las nuevas series también reflejan más tipos de familia: parejas del mismo sexo, interraciales, con diferencias de edad, divorciadas, hijos naturales e hijos adoptados. La primera en incorporar a la televisión estos nuevos modelos ya existentes en la calle fue Modern family (2009), con la presencia de una pareja homosexual (que adopta a una niña más adelante); otra entre un divorciado y una colombiana más joven que él; y una tercera, más tradicional, en la línea de padres colegas. Pero a pesar de legitimar nuevos modelos familiares, los valores siguen siendo los mismos que durante décadas ha identificado a la familia televisiva en Estados Unidos como uno de los pilares fundamentales de su sociedad que siempre lucha unida contra el enemigo exterior.


Más interesante y subversiva es Transparent (2014), protagonizada por un padre que afronta su transexualidad tras jubilarse. "Su innovación es que trata con toques de comedia situaciones dramáticas y habla sin tabúes ni moralismos sobre la transexualidad y la homosexualidad, además de reflexionar sobre cuáles son los roles que culturalmente asociamos a cada miembro de la familia", concluye Visa.


Un cambio que tarda en llegar a España


Esta evolución en las relaciones paternofiliales tarda en llegar a la ficción española porque aquí la mayoría de series todavía van a buscar una máxima audiencia y no pretenden ser transgresoras sino repetir aquellos modelos que han demostrado funcionar. Comienzan, sin embargo, a existir algunas excepciones, como en Mar de plástico (Antena 3), donde ya se encuentran padres que se sitúan en la línea de la ausencia y de ser fuente de conflictos, como los personajes del terrateniente Juan Cuesta (Pedro Casablanc) o del guardia civil Pablo Torres (Miquel Fernández). En Catalunya la última hornada de series como Cites, Merlí o Nit i dia sí han iniciado esta transformación gracias en parte a un reparto más coral y bien orquestado que permite articular un discurso más plural de la realidad. Mariona Visa expone la reciente aparición de una persona transexual en Merlí (Quima, interpretada por Manel Barceló) como ejemplo de visibilidad de este cambio.


Durante décadas la familia televisiva en Estados Unidos se ha caracterizado por mostrarse siempre unida contra el enemigo exterior, con un padre modélico, un poco autoritario y con responsabilidad profesional, mientras la madre quedaba recluida en el hogar


El padre ha perdido autoridad, suele estar ausente y ser fuente de problemas, mientras la madre no está tan arrinconada en el hogar y si lo está, no es feliz. En muchos casos, los padres van de colegas y también se consolidan nuevos tipos de parejas como las homosexuales

dilluns, 19 de desembre de 2016

Article a la revista Opción: "Las viñetas gráficas de Jordi Labanda como discurso sobre tendencias sociales contemporáneas"

Aquest mes de desembre ha sortit el Número 12 del Volum 32 de la revista Opción, de la Universitat de Zulia (Venezuela). 
En aquest número apareix l'article "Las viñetas gráficas de Jordi Labanda como discurso sobre tendencias sociales contemporáneas", resultat de l'anàlisi que vaig fer de les vinyetes gràfiques d'aquest autor.
Les vinyetes de Jordi Labanda il.lustren valors presents en la societat actual que han estat definits per autors com Neil Postman i Gilles Lipovetsky, entre d'altres. Aquest article estudia de forma qualitativa i quantitativa 100 vinyetes gràfiques de l'autor amb l'objectiu d'observar com es transmeten valors com la desorientació masculina, el narcisisme, la infantilització de l'adult o l'adultització del nen. Els  resultats permeten relacionar els valors implícits en les il.lustracions amb tendències socials presents en la nostra societat des de la postmodernitat.


   
Si te he visto no me acuerdo; Jordi Labanda

dijous, 15 de desembre de 2016

Parlem sobre la blogosfera maternal a la revista Ser Padres

El número d'aquest desembre de 2016 de la revista Ser Padres  publica un reportatge sobre la blogosfera maternal en el que hem col.laborat la Cira Crespo i jo com a autores del llibre "Madres en red. Del lavadero a la blogosfera."
Aquí podeu llegir el reportatge complert: